El invierno deja nuestras playas completamente vacías y la tranquilidad y el silencio solo es perturbado por el sonido de las olas perfectas que traen las marejadas de invierno.